Una prueba que consiste en hinchar globos como si estuvieran en primaria, suerte que ha llegado el maestro Nacho Vidal para ponerlas a ralla. Unas gargantas profundas, comidas de coño, mamadas y una buena follada en el sofá, la cama y la ducha. En la Mansión de Nacho Vidal hay sexo en cualquier rincón!